Salsa, ritmo de la vida

Hoy actualizaré dos veces (o al menos esa es la idea), para suplir el que no actualizara ayer.

Pero es que no tuve tiempo: tenía mi primera clase de salsa en una academia pequeñita, Ven Y Baila, cerca  de Metro Santa Isabel. Mi primera clase y ya estaba en el segundo nivel (horror,pollo bailarín!!). No es que me pusieron en ese nivel porque el brillo de mis ojos mostraba mi tremendo son, sino porque mis acompañantes (pololo y amigos) sí que bailan bien y tampoco era plan de que se murieran del asco en mi nivel “pato”. Así que le eché un par de…ostrones y, vestida con mi camiseta de Berlin y una coleta me puse a bailar.

La clase fue muy divertida. Eramos pocas parejas, lo cual ayudaba a que se pudiera aprender más fácil (y que mi dignidad no estuviera tan por los suelos). Otra de las técnicas era el constante cambio de parejas, así que bailabas con todo el mundo (pobres chico, cuando les tocaba bailar conmigo…). La clase consistía en que Oscar, el profesor, bailaba y nosotros le íbamos siguiendo. Cuando sabes lo básico genial, cuando no mueres. Pero al final, a base de darle, me defendí y salí airosa de la clase (y sudada). Antes de irnos, Oscar bailó con una chica lo que habíamos aprendido por si queríamos grabarlo para practicar en casa y, sorpresa, nos puso deberes. Grabamos unas vueltas (que a mi me parecen imposibles) para aprenderlas en casa. Aún sudada, cansada, con los pies destrozados y con el estres del primer día, me lo pasé como una enana y ya tengo ganas de la siguiente clase.

Para celebrar la felicidad de la primera clase, fuimos a “El Bodeguero”. Al entrar, me sentí como en casa: la estética era totalmente bar de Iturribide, muy del estilo Zerua (en Bilbao). Allí pedimos una promoción gloriosa: 2 jarras de cerveza y una chorrillana, osea ésto

Pero el que pedimos nosotros era a lo bestia y con mejor pinta.

A mi la verdad es que no se me ocurre una mejor forma de terminar una clase de salsa.

Anuncios

2 pensamientos en “Salsa, ritmo de la vida

  1. La friki de turno dice:

    Desde Bilbao con amor: esta entrada es lo más tupperware que me ha pasado desde el original momento tupperware de Berlín. Creo que la autora sabe a qué me refiero… ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: