Qué horror, tengo un ex

Cada persona es un mundo y cuando se da una pareja, la combinación puede ser un éxito o un fracaso garrafal. Es aquí donde comienza el fenómeno de los ex.

Ninguna ruptura es igual que otra. Puede que se den motivos similares, como el final del amor, un amor diferente al ya existente en la pareja, infidelidades, olores corporales desagradables… El momento de la ruptura puede ser caliente, lleno de momentos de pasión, lágrimas y arrojamiento de objetos punzantes. Pero cuando llega la calma, que inevitablemente tiene que llegar, viene el cambio de estatus y tu pareja pasa a ser ex pareja.

Entonces se da todo un proceso para determinar qué tipo de relación se va a tener a partir de entonces. Lo fácil suele ser cuando la pareja no tiene muchas conexiones, ni por trabajo, centro de estudios, amistades y/o similares. El problema se da si esa ahora ex pareja formaba parte de alguno de esos ámbitos, que es lo normal. Puede darse un entente cordial o puede empezar una guerra.

Uno se puede encontrar con varios tipos de ex. Una vez oí que los ex “solo se relacionan para acostarse cuando están borrachos”. La vida y experiencias ajenas me han demostrado lo contrario y que los ex pueden ser de varios tipos:

-“See you later, aligator”: O como diría mi querida amiga María “este pollo se va volando”. Se trata de la ruptura total y absoluta, en la que ambos prácticamente piden identidades diferentes y huyen del país. O al menos es el efecto que se produce. Puede ser porque no se quiera pero también porque los rumbos de la vida han sido tan radicalmente diferentes que no se vuelva a coincidir.

V de Vendetta: La guerra. La tirantez constante. Se da cuando la ruptura ha sido más incómoda de lo normal, porque hay otra persona o simplemente porque una de las partes (sino las dos) están tarados, grillados, les falta un tornillo, se le va la olla a Camboya (y demás expresiones). Es un conflicto constante, con zancadillas, comentarios a las espaldas y situaciones fuera de lo normal. Amigo lector, si te has visto víctima de un ex así, te diré que en un 90% de los casos, ese ex sigue enamorado.

Heeeeey, sexy lady: Un caso que siempre me ha resultado curioso es el de las ex parejas que, por motivo de mucha índole, siguen teniendo relaciones sexuales. Ya sea cosa de atracción física o por no tener a nadie más con quien acostarse, muchos ex se reúnen periódicamente para tener sexo. Esas relaciones siempre terminan con un retorno o con el inicio de una relación seria por alguna de las partes.

Puede ser el inicio de una buena amistad: No son los casos de más, pero a veces las rupturas llevan a los miembros de la pareja a desarrollar una amistad, más o menos fuerte. Depende mucho de las personas pero sobre todo, del esfuerzo y la voluntad para conseguirlo. Hay veces donde la cosa se queda en una relación normal y corriente. Pero también se puede darse una verdadera buena relación, aprovechando la confianza adquirida durante la relación. Aunque al principio no deja de ser raro.

 

¿ Conocéis otros tipos de ex? ¿Os resulta un proceso de dar pereza?

 

Anuncios

3 pensamientos en “Qué horror, tengo un ex

  1. albarikoke dice:

    El comentario de este pollo se va volando es de tu quetrida amiga alba ¬¬

  2. markesa dice:

    He de decir que fue tu querida amiga alba jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: