Larga vida a los Karaokes

 

Quien no haya estado nunca en un karaoke, se está perdiendo una de las ofertas más interesante de la vida nocturna de cualquier ciudad del mundo.

Al menos en mi ciudad, los karaokes suelen ser del tipo de locales que dura hasta el amanecer, de tal forma que si estás on fire y el pub donde has adquirido tu simpático estado etílico cierra, puedes seguir la fiesta en un karaoke. Llegados a este punto el simpático estado etílico ya comentado te da una serie de super poderes que antes no tenías. El primero es la libre interpretación. Y tan libre. Si se sube solo a cantar ni tan mal, pero como subas con otra persona, la coordinación no está dentro de este super poder, de tal forma que puedes cantar y bailar de una manera totalmente opuesta a tu compañero. Si subes con un grupo, la libre interpretación puede ser mortal, entre pisotones y golpes.

Otro de los super poderes adquiridos es del teletransporte mental. Tu cerebro hace que creas que estás en el escenario de un concierto multitudinario y que estás cantando la canción estrella. Como te ves en esa situación tu interpretación ha de ser perfecta y acorde al momento. La super desinhibición es un poder conjunto, ya que en el momento en el que te esfuerzas por dar lo mejor de uno mismo, la super desinhibición ayuda a hacer una performance inolvidable. Esos gallos no los harías ni en la ducha de tu casa pero en ese momento, tu público te lo pide. Y se lo das.

Pero no pasa nada, porque tu público está tan mimetizado con el ambiente que te hace sentir una estrella. Siempre (pero SIEMPRE) hay alguien que en algún momento intenta cantar contigo, porque es su canción favorita de la vida. Hay cantantes que comparten su fama sin problemas pero en otras ocasiones, lo que están en el escenario no acogen con simpatía al fan y hay un duelo que dura el resto de la canción por ver quién canta más (que no mejor).

 

En cuanto al repertorio, es todo un tema. A pesar de que las cartas se van ampliando y modernizando, hay una serie de canciones que son clásicos y que a lo largo de la noche tienen que sonar por lo menos una vez. Al menos en Bilbao, entre los clásicos figuran Pimpinela, Loquillo (“El Cadillac solitario” hace llorar a cualquiera”), Héroes del Silencio (“Entre dos tierras”)… antes éramos muy de “Hotel California” y “Dancing Queen”.

La verdad es que muchos de mis mejores recuerdos con mis amigos han sido llendo a karaokes, tanto a las 22.00 como a las 03.00. Así que a los que no hayan ido nunca, no les puedo recomendar un plan mejor para terminar una noche de fiesta.

Anuncios

4 pensamientos en “Larga vida a los Karaokes

  1. Ekaitz dice:

    No sé por qué, pero te he imaginado dándole garrotazos a alguien con el micro por haberte quitado tu momento estelar en el estribillo xDDDDDDDD Yo nunca he probado uno, pero tengo ganas, ¡y más después de esta entrada!

  2. markesa dice:

    Dioss que grande! y qué decir de esos exitazos de nino bravo? y lo mejor de todo, el temible momento en que nos ponemos mariachis! y nos dieeeron las dieeez y las ooonceeeee (8)

  3. César dice:

    Cantar una canción de Pimpinela con la Carlota en el Eutotrip….

    Challenge accepted!!! xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: