El asado chileno

¿Qué hay más chileno que un asado para el 18?

Para celebrar el inicio de las fiestas patrias, he podido disfrutar uno de los planes clásicos de los chilenos…los asados.

Los asados son reuniones sociales, en los que las familias y los grupos de amigos se reencuentran y, con la excusa de la celebración, comparten juntos el tiempo que el resto del año no han podido dedicar. Todo es amor y felicidad.

(Julie Andrews corriendo después de un asado, para bajar un poco la carne)

Bueno, puede que esa sea la teoría. Pero otro motivo para los asados es tener la excusa de comer como si el mañana ni el colesterol existieran. Además, entre todos se potencian con frases como “Hoy es un día especial”, “Ya, mañana voy al gimnasio” y “Tampoco hay tanta comida, mira cuantos somos”. Sin olvidar que el asado no va acompañado de agua, sino de vino o cerveza al por mayor. Eso sí que no puede sobrar.

El personaje clave de estos actos es sin duda el asador, el cocinero. De él depende la felicidad del resto, no solo comiendo sino sintiendo que la inversión económica hecha en el asado ha merecido la pena. Es por ello por lo que, a pesar de estar bien cuidados(“Oye, ¿te traigo una chela, weon?”), viven bajo presión. Situación que le puede generar angustia.

(Este weon cagó el asado de este año…)

Como un obstáculo más al que se enfrenta el asador es sin duda al comentarista de asados. Un asadorologo, de la ciencia de la asadorología. El concepto que se acerca en español es el de “tocapelotas” y en chileno “el weon hinchawea”. Tiene que comentar TODO lo que el asador hace, generalmente desde el punto de vista negativo con cosas como “esa longaniza ya está casi quemada,weon”. De todas formas, el asadorologo tiene que andar con cuidado porque no hay que olvidar que el asador está provisto de cuchillos.

(El Zorro aprendió a usar la espada porque siempre le tocaba hacer asados y aguantó a muchos asadorologos.)

Si hay algo que da cierta lástima en un asado son las ensaladas. Siempre hay quien las propone, pensando en el amigo vegetariano o en la operación bikini 2050. Lo que pasa es que al final es de lo que más sobra. Suele darse quien come por eso de que la cebolla ayuda a eliminar la grasa. Pero no deja de ser un puente para seguir comiendo carne. La ensalada queda relegada a un segundo plano. Si se hace, porque en muchas ocasiones la ensalada es un plato criticado, especialmente desde el espectro masculino. Da la sensación de que la ensalada les robará su virilidad y su hombría, como los Teletubbies o las cremas hidratantes. ¿O acaso alguien ha visto a un vikingo tomate?

(Vikingos por Santiago, buscando asados sin ensaladas)

El 18 es la excusa para ir a no uno, sino varios asados. Lo siento, arterias.

¿Os gustan los asados?¿Usáis más cosas que carne?¿Hay algún personaje más en estos eventos?

 

Anuncios

Un pensamiento en “El asado chileno

  1. albarikoke dice:

    fascinantes imágenes adjuntadas… grande el catedrático en asados!
    Hombres del mundo, no sois más machos por no comer lechuga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: