¿Por qué, H&M Chile?¿Por qué?

Yo soy fan número 1 de H&M. Si pudiera, me habría casado con H&M y habría tenido hijitos con él. Desde tiempos inmemoriales H&M ha sido mi salvación, mi luz en momentos oscuros, mi espacio donde hacer tiempo en largas esperas, mi ayuda ante acontecimientos que marcan la vida de una…en fin, donde he comprado el 80% de mi ropa (hasta que conocí Primark, pero esa es otra historia. 

Nuestra relación siempre fue muy linda y nunca conocí fronteras: País que visitaba, H&M que necesitaba probar. Y ninguno me decepcionó. París, Londres, Lisboa, Madrid, Nueva York…Por eso, al saber que se abriría un H&M en Santiago mi alma se lleno de jubilo. “No solo encontraré ropa de mi talla sino que también de mi gusto” pensé con lágrimas en los ojos. 

Reacción natural ante la apertura del H&M en Santiago. Aunque en lo que celebraciones se refiere, yo soy más de bar.

Ayer me vi en la necesidad imperiosa de comprarme un cinturón, excusa más que razonable para correr al H&M de Costanera Center. Entré emocionada y ¿qué me encontré?

El caos.

“El orden lleva al caos” ha sido para mi una filosofía de vida, pero el nivel de caos de este caso en concreto no era ni medio sano. Para empezar la ropa amontonada, como si aquello fuera una feria. La decoración era bonita pero eclipsada por ropa encima de otra ropa, sin respetar tallas, estilos ni nada. 

Esta soy yo intentando pasar entre la ropa, buscando un cinturón.

En la zona de los accesorios se situaban las cosas rebajadas. Había muy poco, una caja con algún bolsito, un gorrito (que me llevé) y 4 chorraditas. En la ropa rebajada solo había abrigos y pantalones de pana. Vi cosas bonitas pero por ninguna me volvía loca. 

Otro punto malo es la cantidad de gente que hay. Algo me había advertido pero no pensé que en este caso la exageración del chileno no aplicaba. Eran dos pisos de gente desordenando ropa. Tampoco es que los que trabajan allí se matan por reorganizar.

Cuando decidí el cinturón que quería y piqué con el previamente comentado gorrito y un clutch decidí que era el momento de pagar. Y ahí si que es cosa del H&M: filas eternas porque en las cajas, que hay para que trabajen 5, solo hay 2. Además parece que ayer era “El Día del Becario” porque solo uno sabía manejar las cajas y su compleja tecnología.

Caja registradora del H&M según sus trabajadoras. 

Algunas tímidas empleadas empiezan a aparecer pero, para sorpresa de todos, las filas no van más rápido. Después de una fila de 15 minutos me toca a mi. Le entrego las cosas que me quiero llevar, las pasa por el detector, inserta mil claves y me pregunta por mi modo de pago. “Con tarjeta”. Pasa mi tarjeta por la ranura dos veces, y se da cuenta que mi tarjeta es especial y que tiene que pasarla por otra ranura. Lo hace y PUFF se le apaga la maquina. 

-Mejor vaya a donde mi compañera para que le cobre. 

Cerraron esa caja, haciendo que el resto se juntara en la otra. Su compañera me cobra y PUUUUUUF se le apaga la maquina.

-Claramente la tarjeta de esta chiquilla está mala.

Entonces sentí la ira de 20 personas porque según la cajera del H&M me había cargado dos maquinitas…¡MENTIRA!¿Cómo iba a ser la tarjeta?Pero claro, era más fácil culparme a mi, un pollo. A medio escondidas me hicieron el cobro y funcionó. Huí lo más rápido posible del lugar.

¿Volveré?Obvio, qué remedio. Pero ojalá mejore, sino mi vida no volverá a ser como antes.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Por qué, H&M Chile?¿Por qué?

  1. albarikoke dice:

    Ardo y muero de risión…
    Pero yo me pregunto… porque otro gorrito????????!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: