El misterio del visado – Primera Parte

Empieza una saga en el Desde Santiago con Amor, titulada “El misterio del visado”.

Todo comenzó cuando una joven bilbaína decidió mudarse a Santiago de Chile. El comienzo fue lindo y tierno, con encuentros y reencuentros, sanas celebraciones como el 18, viajes al desierto… Si el inicio había sido tan feliz…¿qué podría estropearlo?

Legalizar mi situación en el país.

Esta aventura prevé acción, emociones fuertes, escenas de persecución y mucha desesperación.

Herramientas para la aventura

Como previo acercamiento a la burocracia chilena, tuve la experiencia de 1 hora en el Consulado Español en Chile en la que no me dieron ningún dato ni ninguna ayuda. Es más, el señor guarda no quiso ser mi amigo y me regañó por acercarme a una ventanilla vacía. Desde ese pequeño percance me hablaba como si…no sé, no fuera digna de su tiempo.

Lugar donde yo debía de estar según el señor.

Si creía que eso había sido desagradable es que no conocía el Ministerio de Interior…

Los lectores no chilenos no conocerán este ejemplo de burocracia chilena mediante el cual el Registro Civil ha extraviado entre 300 y 400 cédulas de identificación. Es decir, quedó la cagá no solo para los chilenos sino para los extranjeros que también la tienen y la necesitan para actualizar su situación en el país.

Por lo tanto yo ayer fui feliz a Extranjería en San Antonio 580, tal que así

Y me encontré con el caos más abismal, tal que así

(Bueno, es un aeropuerto, pero como referencia no está mal).

Yo solo quería información, ni siquiera empezar los trámites, ya que lo que pone en la página de Extranjería no coincide con lo del Consulado. Me acerqué a la mesa de la entrada y le pregunté amablemente si esa fila era solo para tramitación. El señor, digno de la profesión de guardia, me dijo que no, que la fila era para todos la misma, que si quería info que me pusiera a la cola. Cola que daba la vuelta a la cuadra de al lado.

Ante mi cara de sorpresa/horror/terror y mis claros síntomas de infarto, el señor tuvo un momento de caridad y me dijo que alrededor hay una serie de oficinas donde se provee “asesoramiento gratuito” además de hacer fotos de carnet, fotocopias y vender jugos.

Así que fui a la primera que encontré sin saber que me estaba metiendo en un sitio peligroso y terrible.

Sitio demasiado lindo en comparación de la oficina donde fui.

Al entrar en el local blanco nuclear creoquemeestoyquedandociegacontantaluz me costó con un minuto distinguir entre los diferentes servicios que la oficina ofrecía. El que vendía jugos también hacia copias y el que hacía las fotos casi que hacia también masaje tailandés. Pero el lugar más colapsado era el de la asesoría legar. Había dos atendiendo:

A) Una chiquilla super amorosa, tierna, con una voz suave que ayudaba a todos y lo explicaba todo muy bien.

B) Un señor al que le faltaba escupir a los clientes, les dejaba como tontos y maltrataba. Con complejo de Ally McBeal, hablaba solo con terminología legal que ni él mismo comprendía.

Adivina adivinanza, ¿quién me atendió a mi?

¡¡Correcto!! La versión peruana y desagradable de la querida Ally.

Comenzó con retarme por no traer la documentación… “Si no sé qué documentación traer, ¿cómo quiere que la traiga?” y luego por no saber qué tipo de visado quería… “¡¡Pero me lo tendrá que decir usted según mi perfil!!”. Nada, no llegamos a ningún entendimiento.

Finalmente me dijo que volviera con algunos documentos pero creo que voy a pasar de este señor y levantarme a las 4 a.m. para ir a las reales oficinas de extranjería.

Espacio donde esperaré a mi turno en mi siguiente visita.

En el próximo capítulo…

¿Conseguiré entrar a la oficina? ¿Me atenderá un chileno? ¿Alguien se apiadará de mi cara de pollo? Y lo más importante…¿conseguiré mi visado?

Todo esto y mucho más en la siguiente entrega de “El Misterio del Visado”.

Anuncios

3 pensamientos en “El misterio del visado – Primera Parte

  1. Anny dice:

    Me encanta tu blog. Yo tambien estoy pensando mudarme a Santiago a vivir.

  2. fran dice:

    ajajjajajajaja, que verguenza ajena que me da esta situación. Me faltan palabras para poder expresar cuanto odio al registro civil y a todas las entidades burocráticas de Chile. Desde Agosto que estoy trabatando de conseguir mi pasaporte y hasta el momento aún no lo puedo tener en mis manos, y eso que soy chilena!!!!! ajjaaj

    éxito con todos los trámites!
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: