Mi machucamiento y Don César

Si en el otro post hablaba de cómo iba superando mis dificultades en el gimnasio, hoy tengo que hablar de una de las batallas perdidas.

El otro día fui a pilates todo feliz (bueno, todo lo feliz que alguien puede ir a una clase de autotortura) y en uno de los ejercicios no sé qué hice con la mancuerna que me empezó a doler el hombro izquierdo. “Bah, no será nada” pensé con la mentalidad de bilbaína que me caracteriza, y seguí mi vida.

Con tanta tranquilidad seguí con mi vida que al día siguiente tenía un paseo con la fundación con la que colaboro, Fundación Amigos Por Siempre, al Cajón del Maipo. Lo pasamos muy bien pero mi desconocida en ese momento lesión quizá no gozó tanto con los pesos que cargué. No contenta con el día en el Cajón, volví a Santiago y salí a carretear.

Lunes y martes volví al gimnasio pero con mucho dolor muscular y, sobre todo, con un pinchazo en el hombro izquierdo. El jueves ya no podía más y me puse en contacto con el papa de Camilo que es médico, y después de hacer una serie de movimientos en la casa me dijo que tenía un pinzamiento en el hombro izquierdo. Necesitaba reposo y un cabestrillo, lo cual de glamuroso no tiene mucho.

El fin de semana ha sido de mucho regaloneo con mi familia chilena, de acompañar a mi pololo a votar (friki hasta lesionada) y sobre todo de conocer a un gran personaje: Don César. No confundir a Don César con El César, amigo y compañero de batallas.

Don César es un señor que tiene una consulta en San Bernardo. Él es maso terapeuta, que como él explica (con mucha frecuencia) es la terapia que se hace con las manos para solucionar lesiones, tendones montados y cosas del estilo. Ahora bien, no hace masajes y le ofende mucho que le confundan con un masajista. Don César dice que los masajistas en Chile no tienen ni idea. Bueno, ni los masajistas, ni los médicos, ni los traumatólogos, ni los cirujanos… es algo antisistema y no tiene pelos en la lengua para criticar. También cuenta sus innumerables logros, haciendo que pacientes en silla de ruedas salgan a trotar. Puede que sea un personaje pero este señor demostró conmigo que definitivamente sapbeeee! Me miró un poco por encima y me dijo que tenía [inserte nombres de tendones y huesos] fuera y con cuatro movimientos me los metió todos (….MALPENSADOS!). Si alguien quiere el dato de Don César, que lo pida en los comentarios.

Así que nada, reposo, pastillas y dos semanas sin pilates. Pero esto no ha acabado, maldito gimnasio. La venganza será terrible…MUAJAJAJAJAAJJA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: