2013, un año un tanto loquillo

Si 2012 fue como una noria, este año se ha parecido más a un torbellino.

Enero empezó un poco triste porque a principios de mes se fue Camilo de Bilbao, después de haber pasado las navidades y haber conocido a mi gente. No ayudó mucho a levantar el ánimo la tanda de exámenes de la uni, pero todo fue aprobado con notas simpáticas.

Si febrero tuvo algo notable para mi fue mi macro regalo de cumpleaños, de parte de mucha gente importante para mi. Primero con una fiesta sorpresa, luego con un Skype en la cocina del Portu Berria con Camilo, Enara y Jasone y este regalo que nunca voy a olvidar.

Gracias, estuve el resto del mes llorando.

Marzo terminó de una forma muy emocionante…viajando a New York City para reencontrarme con mi chiquillo.

Foto patrocinada por McDonalds.

Abril, mayo y principios de junio fueron los meses en los que se veía el final taaaan cerca…nunca llegaba hasta que llegó…¡FIN DE LA CARRERA! Después de 4 años en Leioa, Colegio de Magia y Hechicería, salí convertida en no menos que Lisensiada Gonsales. ¡Adiós, Universidad!

Parte de los titulados. Tampoco fuimos muchos más. Y sí, era verano y necesitábamos abrigos. 

Pero lo que me mató de junio fue la llegada anticipada y sorpresa de mi pololo con la ayuda de la cuadrilla. No me podía creer que estuviera allí y que pasaríamos juntos el verano en Bilbao.

San Fermín, Pamplona. 9,00 después de haber pasado la noche de fiesta. Obviamente, nadie corrió en el encierro.

A finales de julio llegó el oKupa más querido de Bilbao, el César, que se quedó hasta fines de agosto y con el que recorrimos Europa Occidental. Durante ese viaje tuvimos además la compañía de la Julie, una mujer que sabía de la vida.

 

Berlin, que afecta un poco.

A la vuelta de nuestro viaje en agosto nos encontramos con las fiestas de Bilbao, que este año se pasaron de buenas. Con último día lacrimógeno incluido.

El verano llegó a su fin, lo que trajo muchas cosas: la vuelta del César a Chile y, con más sentimientos encontrados, mi vuelta a Chile. Si bien es cierto que era mi plan y lo que yo quería desde hacía mucho tiempo, uno nunca está del todo preparados para despedirse por tanto tiempo a la gente que quieres y a la tierra en la que creciste. Con mucho cariño recuerdo cómo mi familia y amigos se fueron despidiendo de mi, deseándome lo mejor. Creo que nunca he podido agradecerles todo lo que me apoyaron porque, en ese momento, tenía un nudo en la garganta. Pero ahora no, así que gracias, yo también os echo mucho de menos y me muero de ganas por veros a todos.

La llegada a Chile fue estupenda: muchos encuentros y reencuentros con gente muy querida, celebración dieciochera y alguna que otra escapada (gran quemadura en San Pedro). Pero vuelta a la cruda realidad: a buscar trabajo y a legalizar mi situación en Chile.

Noviembre quiso que alguien más llegara a nuestras vidas (no, tranquilos, no estoy embarazada). Al principio iba a ser una noche, luego una semana…y hoy se viene con nosotros a celebrar el año nuevo. Muchos ya la conoceréis. Es la Porota, alias Unicornio, Perro Loco o Monito.

Recién recogida. Ahora es como 5 veces más grande. 

El 2014 viene con muchos proyectos y con novedades. Así que estoy expectante y con ganas de empezar con todo.

¡Feliz año 2014 desde la costa chilena!

Urte berri on!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: