Archivo de la categoría: España

2013, un año un tanto loquillo

Si 2012 fue como una noria, este año se ha parecido más a un torbellino.

Enero empezó un poco triste porque a principios de mes se fue Camilo de Bilbao, después de haber pasado las navidades y haber conocido a mi gente. No ayudó mucho a levantar el ánimo la tanda de exámenes de la uni, pero todo fue aprobado con notas simpáticas.

Si febrero tuvo algo notable para mi fue mi macro regalo de cumpleaños, de parte de mucha gente importante para mi. Primero con una fiesta sorpresa, luego con un Skype en la cocina del Portu Berria con Camilo, Enara y Jasone y este regalo que nunca voy a olvidar.

Gracias, estuve el resto del mes llorando.

Marzo terminó de una forma muy emocionante…viajando a New York City para reencontrarme con mi chiquillo.

Foto patrocinada por McDonalds.

Abril, mayo y principios de junio fueron los meses en los que se veía el final taaaan cerca…nunca llegaba hasta que llegó…¡FIN DE LA CARRERA! Después de 4 años en Leioa, Colegio de Magia y Hechicería, salí convertida en no menos que Lisensiada Gonsales. ¡Adiós, Universidad!

Parte de los titulados. Tampoco fuimos muchos más. Y sí, era verano y necesitábamos abrigos. 

Pero lo que me mató de junio fue la llegada anticipada y sorpresa de mi pololo con la ayuda de la cuadrilla. No me podía creer que estuviera allí y que pasaríamos juntos el verano en Bilbao.

San Fermín, Pamplona. 9,00 después de haber pasado la noche de fiesta. Obviamente, nadie corrió en el encierro.

A finales de julio llegó el oKupa más querido de Bilbao, el César, que se quedó hasta fines de agosto y con el que recorrimos Europa Occidental. Durante ese viaje tuvimos además la compañía de la Julie, una mujer que sabía de la vida.

 

Berlin, que afecta un poco.

A la vuelta de nuestro viaje en agosto nos encontramos con las fiestas de Bilbao, que este año se pasaron de buenas. Con último día lacrimógeno incluido.

El verano llegó a su fin, lo que trajo muchas cosas: la vuelta del César a Chile y, con más sentimientos encontrados, mi vuelta a Chile. Si bien es cierto que era mi plan y lo que yo quería desde hacía mucho tiempo, uno nunca está del todo preparados para despedirse por tanto tiempo a la gente que quieres y a la tierra en la que creciste. Con mucho cariño recuerdo cómo mi familia y amigos se fueron despidiendo de mi, deseándome lo mejor. Creo que nunca he podido agradecerles todo lo que me apoyaron porque, en ese momento, tenía un nudo en la garganta. Pero ahora no, así que gracias, yo también os echo mucho de menos y me muero de ganas por veros a todos.

La llegada a Chile fue estupenda: muchos encuentros y reencuentros con gente muy querida, celebración dieciochera y alguna que otra escapada (gran quemadura en San Pedro). Pero vuelta a la cruda realidad: a buscar trabajo y a legalizar mi situación en Chile.

Noviembre quiso que alguien más llegara a nuestras vidas (no, tranquilos, no estoy embarazada). Al principio iba a ser una noche, luego una semana…y hoy se viene con nosotros a celebrar el año nuevo. Muchos ya la conoceréis. Es la Porota, alias Unicornio, Perro Loco o Monito.

Recién recogida. Ahora es como 5 veces más grande. 

El 2014 viene con muchos proyectos y con novedades. Así que estoy expectante y con ganas de empezar con todo.

¡Feliz año 2014 desde la costa chilena!

Urte berri on!

Anuncios

España, la caña de lo desastre- Especial desahucios

Primero, siento no haber escrito en toda la semana, pero han sido momentos de pereza o estres máximo, sin punto medio. 

Este blog se escribe desde el humor y el buen rollo, o al menos es la idea que quiero mostrar. Sin embargo, llevo semanas en las que cada vez que leo el periódico o veo las noticias en el apartado nacional, no hago más que temblar. Necesito escribirlo, porque igual es cosa mía y soy yo la trastocada. Pensé en escribir este post en clave de humor pero de verdad, no soy capaz de encontrar la fórmula.

Que España está fatal es una obviedad. Quién lo discuta es porque no vive en este país o tiene una percepción de la realidad terriblemente trastocada. Uno de los temas de actualidad ahora es el relacionado con los desahucios y sus consecuencias.

Los desahucios tenían que darse. Los niveles de paro crecen, rondando el 25%, sin hablar  del paro juvenil, cerca del 50%. También crece el número de familias cuyos miembros están en edad de trabajar no encuentran trabajo. Las deudas se acumulan, especialmente la más dura de todas: la hipoteca. Ni las negociaciones ni las cláusulas que muchos bancos han firmado especiales para estos casos sirven.

En estos casos, muchos están tomando medidas desesperadas. La más terrible: el suicidio. En el último mes, se han publicado varios casos de personas que, con la policía en la puerta apunto de ser derribaba, saltaban por su balcón. Y esos son los casos que se publican, porque habrá muchos más que no.

Ante el último caso publicado, de una mujer en Barakaldo la semana pasada, parece que las alarmas han empezado a sonar. En un Congreso de Jueces Decanos se ha hecho una manifestación conjunta en contra de la legislación relacionada con los desahucios. Algunos ayuntamientos han decidido no ceder sus correspondientes cuerpos de policía municipal para los  actos de desahucios. El ayuntamiento de A Coruña ha prohibido a los bancos los desahucios, amenazándoles con retirar el dinero de sus cuentas. Hasta una empresa vasca de cerrajería ha decidido no aceptar los trabajos relacionados con desahucios. Estas muestras de solidaridad merecen todo nuestro respeto, pero desgraciadamente no son la mayoría de los casos ni totalmente determinantes.

Este fenómeno me da mucho que pensar. Por un lado, es un triste ejemplo más de cómo una situación, por muy terrible que sea, no entra en la agenda política hasta que no haya pasado por los medios. Teóricamente, los políticos que tenemos deberían de estar lo suficientemente preparados como para adelantarse a los problemas, especialmente ante algunos tan evidentes como las consecuencias de la crisis económica. Pero no. Ni tenemos una élite política preparada ni trabaja a disposición del pueblo. Sabiendo todo ésto, animaría a aquellos con capacidad de influencia en los medios que saque a la luz tanto ésta como otras tragedias relacionadas con la crisis. Quizá así se cree una presión social tal que la clase política tenga que reaccionar, aunque sea solo por mantener su puesto de trabajo. Por otro lado están los bancos. Una de las instituciones más responsable y la que sale ganando. Si es un poder que influye en la ciudadanía (y de qué manera), y los gobernantes tienen que velar por sus necesidades…¿no sería de esperar que los ciudadanos fueran una prioridad antes que los bancos?

No es un buen artículo. Ni escrito desde la ciencia política ni desde la economía ni desde ningún punto académico. Solo es una pequeño aporte de la indignación que me hace sentir toda esta situación.