Archivo de la categoría: Ñuñoa

Vivo en Provi

Hace unos días que me he mudado definitivamente y he pasado de mi querido Ñuñoa a Providencia. La comuna de Providencia es el centro de todo el movimiento de Santiago en cuanto a economía, empresas y comercio se refiere, diferente a la paz y tranquilidad que se respira cuando se pasea por Ñuñoa. En Providencia todo el mundo tiene prisa. Las calles se convierten en pistas de atletismo, porque la gente anda muy rápido para ir a sus correspondientes pegas. Y todos vestidos de manera elegante (aunque otro tema de post puede ser el estilismo chileno) y adecuada a sus oficinas.

Todo eso, que es muy parecido a Europa, se contradice con la gente que vende sandwiches  por 500 pesos (menos de 1 euro), revistas, medias, calcetines, collares, bufandas… todo tirado en la calle. Tampoco pasan desapercibidas las señoras que leen el tarot, sentadas en los bordes de las entradas de los metros o en los bancos (11 de septiembre en este aspecto es clave). Los perros vagos, que hay en todo Santiago, están muy entrenados para saber cuándo cruzar los pasos de peatón o esquivar las bicis. Yo diría que lo saben hacer mejor que muchos humanos…

Una de las joyas de Providencia es el Costanera Center, un super centro comercial con capacidad para 300 tiendas, aunque como está recién inaugurado solo hay 150 abiertas. 6 pisos, un comedor que proporcionalmente no corresponde y una cascada con luces que cae desde la parte de arriba del mall en el interior son varias de las características. Justo al lado se está construyendo un edificio con el mismo nombre, que promete ser el edificio más alto de Latinoamérica.

Ésta es la idea del Costanera…no pienso entrar en valoraciones.

Pero Providencia también tiene cosas interesantes para ver como la Plaza de las Estatuas, la Plaza de la Aviación así como mucha vida de restaurantes, bares y locales. Es fácil encontrarse mini placitas o terrazas en las que la gente se reúne a tomar unas chelas (cervezas) después del trabajo.

La verdad es que vivir en Providencia es una gozada, por la cercanía con todo, la facilidad de encontrar cualquier cosa, por su ambiente…pero en mi caso, me encanta Providencia por darme la opción de vivir con el hombre más maravilloso del mundo.