La impuntualidad chilena

Yo no me considero una personal puntual. Es más, en mi proceso de maduración para convertirme en una mujer adulta he tenido que incluir la puntualidad. Durante mi adolescencia, siempre llegaba tarde a los sitios, con retrasos entre 10 y 30 minutos. Me esfuerzo por ser puntual y procuro hacer esperar a la gente menos  de los necesario.

Sin embargo, este país es contraproducente en mi desarrollo como mujer moderna y puntual. Me ha costado, pero con el paso de los meses en Santiago he empezado a asumir que nada es a la hora programada. Y no es algo del círculo en el que me relaciono. Es en todo los sitios. Todas estas situaciones las he vivido de primera mano.

Situación 1: Quedada con un amigo

Quedas con un amigo para tomar algo o te juntas en tu casa para cenar. Sueles quedar sobre las 19.00 porque es la hora a la que puede llegar teniendo en cuenta la distancia de su trabajo al punto de encuentro. ¿Eso le impide ser impuntual? En absoluto. Llegará sobre las 19,30-19.45 y justificará su retraso con el colapso del metro.

 

Situación 2: Entrevista de trabajo 

Vas a ser entrevistado para un puesto de trabajo, por lo tanto procuras llegar antes, por si te pierdes buscando la oficina, que en mi caso es en el 100% . De hecho, más de una vez he llegado a oficinas de empresas que no eran las que me habían llamado.

Oh, perdón señor Perro, creo que me he confundido.

Total, que entras en la oficina (correcta) y le dices a la secretaria.

-Buenas tardes, tengo una entrevista con el señor X a las 15,30.

+¡Oh, llega pronto!

¿¿Cómo que llego pronto??

…¡SON LAS 15.30!

+El señor X la atenderá en breves, no se esperaba que llegara tan pronto.

…¡SON LAS 15.30!

Situación 3 – Premium: Un carrete

Opción A:

Estás invitado a un carrete en una casa por el cumpleaños de un amigo. En la descripción del evento de Facebook pone que el carrete empieza a las 21,30. En los comentarios siempre alguien pregunta: “Weon, a ke hora empiesa el carretin?” a lo que el anfitrión amablemente recalca: “Chuuuta weon, lo pone en la descripsion, a las 9,30!!”. Es decir, por todos lo lados la información está disponible.

Llegas a las 21,35 pensando que llegas tarde y que qué vergüenza. Te abre la puerta tu amigo y te das cuenta de que eres el primero en llegar.

+Weeena comadre, llega pronto!

“¿Pero no era a las 21,30?”. Aseguras que no tienes el reloj adelantado ni que ha habido algún cambio de hora y ayudas a preparar las cosas. Porque, a pesar de establecer la hora, el anfitrión tampoco cumple el horario y no tiene preparado nada.

Las agujas del reloj se van moviendo. Y se mueven mucho hasta que empieza a aparecer la gente. Que es aproximadamente sobre las 23,00.

Opción B:

Organizas una fiesta en tu casa por cualquier motivo: la llegada del dios Sol, las elecciones presidenciales, la navidad, la fiesta de primavera, la salida del Iphone 4632…

Creas un evento en Facebook, incluyendo toda la información necesaria para los asistentes, incluyendo la hora.

¡¡Hay un espacio para la hora!!

Tus amigos van confirmando la asistencia. Respondes al clásico comentario en el muro del evento del “A q hora empesamos a llegar?” invitándole a leer la información del evento.

Llega el día del carrete. La convocatoria es a las 21,30 así que desde un rato antes te preparas, limpias el living, compras algo para picar, lo pones en platitos o cuenquitos, pones los altavoces/parlantes, cargas la batería del portátil para que haya música…por lo que desde las 21,30 esperas tener algo como

Alguien ha colado gatos satánicos en la fiesta.

Sin embargo, lo que te encuentras a las 21,30 es

“Me gustan los globos” reflexiona este joven que ha invitado a sus amigos chilenos.

Una vez más a las 23,00 empieza a llegar la gente, sin que nadie te explique por qué ha llegado tarde. Se asume. Lo bueno se hace esperar.

—-

Estas son 3 situaciones típicas pero no las únicas en las que la impuntualidad reina como máxima autoridad.

¿Estoy desvariando o es una realidad?¡Por favor, comente!

Anuncios

Mi machucamiento y Don César

Si en el otro post hablaba de cómo iba superando mis dificultades en el gimnasio, hoy tengo que hablar de una de las batallas perdidas.

El otro día fui a pilates todo feliz (bueno, todo lo feliz que alguien puede ir a una clase de autotortura) y en uno de los ejercicios no sé qué hice con la mancuerna que me empezó a doler el hombro izquierdo. “Bah, no será nada” pensé con la mentalidad de bilbaína que me caracteriza, y seguí mi vida.

Con tanta tranquilidad seguí con mi vida que al día siguiente tenía un paseo con la fundación con la que colaboro, Fundación Amigos Por Siempre, al Cajón del Maipo. Lo pasamos muy bien pero mi desconocida en ese momento lesión quizá no gozó tanto con los pesos que cargué. No contenta con el día en el Cajón, volví a Santiago y salí a carretear.

Lunes y martes volví al gimnasio pero con mucho dolor muscular y, sobre todo, con un pinchazo en el hombro izquierdo. El jueves ya no podía más y me puse en contacto con el papa de Camilo que es médico, y después de hacer una serie de movimientos en la casa me dijo que tenía un pinzamiento en el hombro izquierdo. Necesitaba reposo y un cabestrillo, lo cual de glamuroso no tiene mucho.

El fin de semana ha sido de mucho regaloneo con mi familia chilena, de acompañar a mi pololo a votar (friki hasta lesionada) y sobre todo de conocer a un gran personaje: Don César. No confundir a Don César con El César, amigo y compañero de batallas.

Don César es un señor que tiene una consulta en San Bernardo. Él es maso terapeuta, que como él explica (con mucha frecuencia) es la terapia que se hace con las manos para solucionar lesiones, tendones montados y cosas del estilo. Ahora bien, no hace masajes y le ofende mucho que le confundan con un masajista. Don César dice que los masajistas en Chile no tienen ni idea. Bueno, ni los masajistas, ni los médicos, ni los traumatólogos, ni los cirujanos… es algo antisistema y no tiene pelos en la lengua para criticar. También cuenta sus innumerables logros, haciendo que pacientes en silla de ruedas salgan a trotar. Puede que sea un personaje pero este señor demostró conmigo que definitivamente sapbeeee! Me miró un poco por encima y me dijo que tenía [inserte nombres de tendones y huesos] fuera y con cuatro movimientos me los metió todos (….MALPENSADOS!). Si alguien quiere el dato de Don César, que lo pida en los comentarios.

Así que nada, reposo, pastillas y dos semanas sin pilates. Pero esto no ha acabado, maldito gimnasio. La venganza será terrible…MUAJAJAJAJAAJJA

El gimnasio y yo

Nunca he sido fan de la actividad física. Cuando digo nunca, es nunca, de verdad. Siempre he sido más de bar que de gimnasio. Pero llegó un punto en mi vida en el que era necesaria una mejora de mi condición física, por eso de que no fuera imposible para mi subir un monte o ponerme una minifalda. Y en eso estamos. Lo cual no significa que sea una culturista.

Mi rutina es así:

Salgo de casa, atravesando el parquecito, dirección Pacific. En mi MP3 suena “I’m sexy and I know it”, lo cual, permite que te diga, MP3, pero NO voy sexy con mis mallas y camiseta vieja de mi pololo and I know it. Sigo andando y cambio de canción, no soporto la falsedad del aparato.

Llego al gimnasio y tengo que dar mi número de identificación. Por cierto, gracias gimnasio por darme un número lleno de “s” y “c”, nadie se dará cuenta de mi procedencia. Una vez pasado este reto, pueden pasar dos cosas: voy a la zona de maquinas cardio o voy a alguna de las clases.

-En las rutinas de cardio lo que hago es cinta/trotadora y bici. Al estar en ese área puedo observar los diferentes perfiles típicos del gimnasio, cosa que en Bilbao no podía ya que siempre iba a las horas favoritas de la tercera edad:

·El armario croissant: Debido a cuestiones antropológicas del país, en Chile hay mucha gente que no son especialmente alta. Al gimnasio al que voy yo van muchos hombres bajitos, con pantalones cortos, camisetas de tirantes y bronceados. ¿Por qué croissant?

¿Acaso no recuerda la forma a esta postura?

  ·La tía buena: La que sea una mujer normal y que al ver a una de estas “tías buenas” no haya pensado “¿Para qué irá al gimnasio, estando tan buena?” miente descaradamente. Una puede pensar que esté así de estupenda por ir tanto, pero francamente yo no las veo hacer mucho ejercicio, sino pasearse y mover el pelo perfectamente recogido en una coleta. Es más una cuestión de exhibición… o que estén en reposo.

  ·El monitor: ¿Cuál es la principal motivación del monitor? Las mujeres. Evidentemente a las “tías buenas” no entrena, porque no hacen nada. Pero sí van a por otras mujeres, las que tienen potencial de ser futuras “tías buenas”. Puede sonar un comentario radical, pero yo nunca he visto a un monitor entrenando a un hombre. De verdad de la buena.

-Las clases tienen otra dinámica. Se crea una especie de secta, como la Cienciología, en la que la popularidad es clave. Cuanto más tiempo llevas más importante eres, como en la Cienciología, solo que en este caso además hay que pagar.

Tom-Cruise

Serás heredero del extraterrestre ese pero el profesor de baile entretenido no te quiere.

Me sorprendió gratamente que en las clases más de baile como zumba (nótese que en el Pacific se llaman “zunga”) o baile entretenido la presencia de hombres es casi del 50%. Es excesivamente evidente la orientación sexual de los participantes masculinos por dos cosas: por su ubicación en la clase (delante del todo) y por la forma de moverse (ese movimiento de cintura es demasiado para la vida).

Yo acabo de venir ahora de una clase de Pilates en la que desde que he llegado he estado deseando que se terminara la clase desde el minuto 0,30. Una tortura china.

¿En alguna triunfo? En absoluto. En la zona de cardio, mientras todos corren tranquilos, yo sudo como un pollo. Además siempre me pasan cosas indignas, como darle sin querer al botón “stop” y parar en seco, que se me caiga agua o la toalla, teniéndola que esquivar para no morir, caerme del asiento en la bici…

En las clases las cosas no mejoran. A pesar de haber sido una gran bailarina de jotas, mi psicomotricidad está oxidada y, unido a mi leve dislexia, siempre levanto la pierna izquierda cuando el profesor grita “¡pierna derecha!”. Además, todos conocen las canciones de la clase y todos terminan con un paso personal la canción menos yo (por cierto, llamamiento a que alguien me explique de dónde salen las canciones de zumba, para aprendérmelas y así tener mi final de Fama).

Me falta la caja y saberme todas las canciones de zumba, pero espero que sea mi futuro próximo.

A pesar de todo quiero seguir, porque no tengo excesiva vergüenza de hacer el ridículo (todavía) y al final lo que importa es con la sensación con la que sales, que en mi caso es genial.

¿Soy la única que tiene estas experiencias? Si no es así, les animo a compartirlas para que todos las vivamos juntos.

Por Porota y todos los perros abandonados

Mi idea era retomar el blog con mi experiencia en el Litoral de los Poetas y mi fin de semana largo de desenfreno con mis primos políticos. Pero ayer pasó algo que necesito contar.

Resulta que estábamos sentados en la terraza de la casa que habíamos alquilado, hablando  ,tomando unas cervezas y disfrutando del sol cuando nos dimos cuenta que alguien aparcaba el coche en la carretera, en la acera frente a la nuestra.  Sale, mira hacia los lados, saca una bolsa, saca un papel, mete la bolsa, da una vuelta, habla por el móvil/celular…y cuando cree que nadie le está mirando, saca un cachorro, lo deja en el suelo y arranca el coche. El cachorro se queda frente nuestra casa, en el lado de la carretera que casualmente da hacia un acantilado. No creo que haga falta decir que este señor es un soberano $/(%&·*#@ y que ese acto demuestra en él crueldad, cobardía y bajeza moral.

Después de pensarlo decidimos traerlo a Santiago para buscarle una nueva familia. El cambio que ha dado de un día a otro es abismal, ha pasado de dar solo dos pasos y temblar a salir a jugar con nosotros al parque del lado de nuestra casa.

Aquí Porota. Se supone que era Poroto pero resulta que es hembra.

Porota y su elegante camita improvisada a base de una caja de cervezas.

A pesar de haber mejorado ampliamente, Porota sigue sintiendo picores, tiene algo de miedo y cuando empieza a quedarse dormida es como si tuviera pesadillas, porque llora y da patadas.

¿Qué hubiera pasado ni se hubiera quedado allí? Que no hubiera durado otro día más. El veterinario en Santiago le ha dado un producto para despiojarle, porque tiene tanta cantidad de garrapatas que no tenía fuerzas para andar. Además de otros detalles que me voy a reservar porque no son especialmente agradables.

Me pregunto yo, si no quieres un perro , ¿para qué lo compras? El maltrato animal es cruel no solo por el maltrato en si sino porque el hombre se aprovecha de su superioridad para hacerlo.

Desgraciadamente hay otros perros en la situación inicial de Porota que no van a tener la misma suerte. Especialmente en Chile, donde se estima que hay un millón de lo que llaman “perros vagos”, es decir, de perros abandonados. Un país con un millón de perros abandonados y 18 de habitantes.

Los perros vagos en Chile son un problema para el funcionamiento de las ciudades y pueblos, motivo por el que las municipalidades actúan. Sin embargo, creo que habría que hacer una reflexión más profunda, intentando responder el “¿por qué abandonar un perro?”, “¿Qué puede tener alguien en su alma para no tener reparo en dejar que un ser muera lentamente?”, “¿Por qué ser tan egoístas y despreocupados?”, “¿Por qué ser tan crueles y cobardes?”.

Franja electoral 2013

Creo que la coyuntura chilena pide a gritos un análisis de la franja electoral 2013. Después de darle algunas vueltas, he pensado que el día que más me impactó fue el primero, así que son esos 20 minutos los que vamos a examinar. Si alguien se perdió la primera franja, aquí el resumen. Como con el debate, será un análisis más enfocado a la forma y no a la ideología.

Franco Parisi

El principio me parece más de anuncio de coche que de campaña electoral. Resulta que el tierno de Franco se va a casa de la señora Berta porque quiere que ésta le contrate. Atención por favor a cómo él entra a la casa diciendo “permiso” antes de que ella le invitara a pasar (grande).

Sin venir a cuento habla de los profesores con el “yo no soy político, soy profesor” , frase por otra parte que podría evocar a un…

Soy profesor, soy profesor…

Destacar dos puntos de esta franja:

-Las adulaciones de la señora: Comentarios súper gratuitos los de “está muy joven” o el sutil  “usted tiene pinta de presidente, es buen mozo, simpático

-Las autoadulaciones de Parisi: Gran ejemplo de humildad el de “Usted sabía cuando un cabro tenía potencial”, queriendo decir “YO tengo potencial”.

La señora termina dándole dos consejos: que lo sacrifique todo y que arme un buen equipo. ¿Y que hace Parisi? Vende su coche. Claro, porque Parisi necesita el dinero para su campaña y mantener a su familia.

Marcel Claude

He de decir que la franja me gusta, potenciando las demandas de la calle por encima del candidato, con imágenes del país y de las marchas. Hay que reconocer lo exquisitamente que está seleccionada la foto de Hinzpeter con el collar de flores.

Hinzpeter aliviado. Salió la foto del collar de flores pudiendo haber salido

o tal vez

 

Hola, soy un mimo. 

¿Cuándo empieza a fallar la franja? Cuando sale Marcel, con la retórica pedante que le caracteriza últimamente.

Ricardo Israel

Siempre me han dado miedo aquellos que se definen de “centro” pero el señor Israel me es simpático. Esta franja tiene como 4 partes:

-La primera en la que hablan de lo mucho que mola el centro.

¡Qué guay, somos de centro! ¡Vamos todos al suelo a celebrarlo!

-Gente diciendo palabras random que empiezan por “PRI”.

-La historia de Martín, un señor al que la AFP le ha dejado sin pensión y está despreocupado.

Martín, despreocupado.

-Una canción que dice “súmate” y empieza con un joven chorreando mostaza y ketchup. La canción pasa del “súmate” al “regionalismo”, repitiéndolo como si estuvieran poseídos. Israel sale en varias ocasiones natural y sonriendo, incluso baila cueca. Termina con un “Viva Ricardo”, mensaje claro.

Marco Enriquez-Ominami

Yo sabía que él no me decepcionaría.

La franja comienza una vez más con una canción medio lacrimógena con imágenes tanto tiernas como de trabajo. También sale Marco visitando la tumba de su padre, un poco heavy, y con su familia.

Cambio total de estilo, Marco sale en un despacho elegante con bandera de fondo. Habla del tema de la educación y de que “es de frescos lucrarse” con el sistema.

En el siguiente apartado salen celebridades, actores y cantantes, diciendo uno de los lemas de campaña que es “Yo marco por Marco”, sutil juego de palabras. Sin embargo me parece peligroso hacer juegos de palabras con este candidato teniendo en cuenta que a algún gracioso (como a mi) se le habrá ocurrido el lema de “Yo meo…por MEO”.

Me imagino que ésta será la cara de MEO cuando lea mi lema. Seguro que la quiere incorporar.

Roxana Miranda

La franja de Roxana es en forma de videoblog, es decir, contando su vida en un video, literal. Dice que vive en San Bernardo a pesar de haber nacido en Buín, gran lugar (recordar a mis lectores el post de las fondas en el que analizo la fonda de Buín). Y duerme con la camiseta de la campaña.

Por lo demás, no es una franja que destaque especialmente así que pasamos a las siguientes.

Michelle Bachelet

Directamente en un despacho y con bolígrafo bueno. Se pone a escribir algo (no será su programa…) y derrepente una voz en off, como si se tratara del mismísimo Señor, pregunta “¿Por qué estás aquí, Michelle?”. Ella no responde (¿qué va a responder? La Nueva Mayoría no se pone de acuerdo ni para decidir dónde ponen el perchero en la oficina).

La voz en off  sigue hablando, pero Michelle no esta ni ahí con responderle. Finalmente, se levanta y saluda a una gran masa desde el balcón. Mas o menos así.

El que está más de pie es el que va a recoger a la Michelle cuando se tire, al más puro estilo rockstar.

Pasa a imágenes de Chile con la voz de Bachelet hablando de la igualdad, del esfuerzo, de los grandes cambios… es decir, de lo que no hizo cuando fue ella presidenta con apoyo de las cámaras.

Evelyn Matthei 

Solo puedo decir que no pude cerrar la boca hasta que terminó.

Una familia “típica” chilena en una casa “típica” chilena se reúne.

Según el comando Matthei, una típica familia chilena.

Una de las niñas se le acerca al abuelo y le suelta la pregunta incómoda, creando silencio en la casa con su “Abuelo, ¿por qué antes te gustaba a la Bachelet y el otro día dijiste que ibas a votar por la Evelyn?”. La pregunta mamporrera se responde de una manera que yo creo nadie se esperaba.

El señor mira a los lados y ¡EMPIEZA A CANTAR UN REGGEATON! Casualmente toda la familia, hasta la nana que tienen en la cocina (porque es típico que todas las familias tengan una nana), se sabe la canción. Se monta la juerga padre en la casa.

A partir de aquí empieza un videoclip del tema “Un 7 para Chile” (para los no chilenos, el 7 es la calificación más alta, es decir, un 10 español equivale a un 7 chileno). Aparecen estudiantes, obreros, jubilados, niños… todos a fuegote por Evelyn.

Pero, espera un momento…es Evelyn…pero está bailando reggeaton… ¡oh Dios mio!

“La diferencia es que lo que dice ella se cumplirá”, no está mal teniendo en cuenta que ella ha sido ministra en el gobierno de Piñera.

Alfredo Sfeir

La verdad es que cuando aparecen esos fondos de paisaje de “El Señor de los Anillos” o de pantallas del IBEX 35 con la cara de Sfeir, acompañados por esa música de programa paranormal, me da un poco de sustito.

Misma tensión. Frodo está intentando ver en las pantallas de la bolsa si sus acciones en Telepizza le están siendo rentables.

La segunda parte es más amable, con niños opinando y diciendo qué quieren para el futuro del país. Muy tieeeerno. Siguiente.

Tomás Jocelyn Holt

Siguiendo el estilo de Miranda, Tomás saca el álbum de fotos y va contando cómo ha sido su vida. Hasta se atreve a hablar de su paso por la DC y de por qué se fue.

De manera un poco gratuita se genera una conversación de Whatsapp entre Tomás y un tal Ismael Pacheco, el cual entendemos que un amigote. Le cuenta que es dura la campaña pero que lo que le importa es llegar a la gente. Deciden quedar a tomar algo para que le cuente con más detalle, supongo que le dará pereza escribir.

_______

Si no me creen con las franjas en este enlace podrán ver los 20 minutos completos.

Conclusión: Estas elecciones van a ser entretenidas.

Tips para sobrevivir en San Pedro de Atacama

Todo lo que hayan leído o visto en TV o internet de San Pedro no es nada en comparación a lo que realmente es. Si bien está masificado y el pueblo no da para mucho más, las zonas de alrededor tienen la capacidad de dejar sin palabras a cualquiera.

Ahora bien, a San Pedro hay que ir sabiendo, (y sabiéndolo muy bien) una frase que se convierte en mantra: Estás en mitad del desierto. Y además a 2500 metros aproximadamente sobre el nivel del mar. Osea que hace calor y la altura puede sofocar un poco.

 

Tengo entendido que Charizar pasó calor en San Pedro.

Aquí van unos datos para sobrevivir y disfrutar de lo maravilloso que es San Pedro. Es una recopilación de consejos que a mi me dieron antes más lo que yo allí aprendí sobre la marcha.

Apunamiento: En la zona, le dicen apunamiento a la sensación de malestar que genera a alguien que no está acostumbrado a la altura. Para que nos hagamos una idea, estuve buscando datos y, si San Pedro está sobre los 2500 metros, Bilbao está sobre…los 19 metros. Ya notaba ciertos cambios en mi piel en Santiago, que está sobre los 800 metros. ¿Cuáles son los males del apunamiento? Mareos, dolor de cabeza, dificultades para respirar…hasta acabar en el desmayo.

En San Pedro. Milú, el perrito, lleva el hueso de un gringo que se desmayo.

¿Qué hacer para no convertirse en ese gringo de la imagen?

Primero, no correr ni hacer actividades muy pesadas. Si haces el intento, verás que al de dos zancadas no puedes respirar (por otra parte es lo que me pasa a mi corriendo al nivel del mar pero bueno). Respirar muy profundo y muy lento, por eso de que a esa altura no hay tanto oxígeno. En cuanto a pócimas secretas… agua, mucho agua (lo que puedas de agua teniendo en cuenta que estás en el DESIERTO), zumo de piña, carbohidratos…y, mi favorito, hojas de coca. Las hojas de coca, que en San Pedro se pueden comprar en cualquier tienda de artesanía y souvenirs, se puede tomar de dos formas: en infusión y masticándola, como los pueblos originarios de la zona. Más efectivo es masticándola pero parece ser que luego tienes energía para no parar en todo el día…y en toda la noche.

Toda mi infancia pensando qué podría tener la pócima secreta de los galos para darme cuenta que la receta la recibió de un congreso internacional de druidas.

Cremitas: Aquí hasta el más machote entre los machotes, el vikingo más rudo, el pelotari más fuerte y el minero más salvaje, tienen que echarse crema hidratante, especialmente en la cara.

Vikingos escondiéndose de sus mujeres para que no les den crema.

Fuera de bromas, la importancia de tener la piel hidratada y protegida está infravalorada. A tanta altura, la piel se seca, está más sensible y duele. Además, al ser el DESIERTO más seco del mundo, la sensación térmica quizá no es tan alta, pero el sol pega y pega bien y las facilidades de quemarte son incalculables… sino que se lo digan a mi hombro que todavía se está despellejando.

Agua: El agua es cara por motivos evidentes (DESIERTO) y el agua de la llave tiene cosas tan sanotas como alquitrán, así que no es una opción. Si el viaje es Calama – San Pedro recomiendan comprar el agua en Calama (tampoco es que sea la ciudad más barata de Chile). Eso es a gusto de cada uno. Pueden tener suerte y encontrar 5 litros por 1500 pesos (2,25 euros) aunque quizá sea por viajar en temporada baja.

Lo que sí, por respeto a la gente local, si usan en los hostales agua para cocinar, ducharse (sí,por favor), lavar, etc. no malgastarla. Es algo que a ellos les duele y personalmente lo entiendo.

Tours: La verdad es que todos los tours valen la pena, entonces es una cuestión del presupuesto de cada uno. La comodidad de ir con un guía en una furgoneta es incuestionable, pero hay sitios donde se puede llegar con bici. En cuanto a precios y demás, lo mejor es el primer día recorrerse las oficinas que están en la calle Caracoles, negociar un poquitín y organizarse. En nuestro caso, las experiencias de los tours fue positiva, porque mezclamos dos agencias que se convirtieron en tres. Yo recomiendo “Visión Atacameña”, en la que nos toco en dos tours a un guía que se llama Álvaro, un hombre demasiado simpático y que conocía bien el terreno y puede contar mil anécdotas. Otro tour genial fue el de los Geyser del Tatio acompañados por un guía de lo más cañero, que se llamaba Pablo y trabajaba para Cumbre 6000. Si vuelvo a San Pedro, iré a donde este señor, sin pelos en la lengua, que sabía mucho de muchas cosas y con una filosofía de vida muy interesante.

Hostales: San Pedro en cuanto alojamiento es muy caro. Por una habitación de matrimonio en cualquier hostal muy normalito se paga 32.000 pesos (48 euros) la noche. En esta cuestión solo puedo recomendar nuestro hostal y nuestro genial anfitrión. El hostal Likancabur en la calle Toconoao, a 2 pasos de la calle Caracoles y a Pedro, su dueño, que es demasiado crack. Nos hizo un descuento interesante y como estuvimos 5 noches, pudimos hablar mucho con él. Hasta nos acercó en coche al pueblo de al lado porque servidora quería sacarse una foto con una llama…gracias a Pedro, mi sueño se cumplió.

Mi mayor temor. Ser rechazada por una llama. Trauma infantil.

Por lo demás, solo puedo decir que San Pedro es realmente para disfrutarlo. Y así sea por mucho tiempo.

El misterio del visado – Primera Parte

Empieza una saga en el Desde Santiago con Amor, titulada “El misterio del visado”.

Todo comenzó cuando una joven bilbaína decidió mudarse a Santiago de Chile. El comienzo fue lindo y tierno, con encuentros y reencuentros, sanas celebraciones como el 18, viajes al desierto… Si el inicio había sido tan feliz…¿qué podría estropearlo?

Legalizar mi situación en el país.

Esta aventura prevé acción, emociones fuertes, escenas de persecución y mucha desesperación.

Herramientas para la aventura

Como previo acercamiento a la burocracia chilena, tuve la experiencia de 1 hora en el Consulado Español en Chile en la que no me dieron ningún dato ni ninguna ayuda. Es más, el señor guarda no quiso ser mi amigo y me regañó por acercarme a una ventanilla vacía. Desde ese pequeño percance me hablaba como si…no sé, no fuera digna de su tiempo.

Lugar donde yo debía de estar según el señor.

Si creía que eso había sido desagradable es que no conocía el Ministerio de Interior…

Los lectores no chilenos no conocerán este ejemplo de burocracia chilena mediante el cual el Registro Civil ha extraviado entre 300 y 400 cédulas de identificación. Es decir, quedó la cagá no solo para los chilenos sino para los extranjeros que también la tienen y la necesitan para actualizar su situación en el país.

Por lo tanto yo ayer fui feliz a Extranjería en San Antonio 580, tal que así

Y me encontré con el caos más abismal, tal que así

(Bueno, es un aeropuerto, pero como referencia no está mal).

Yo solo quería información, ni siquiera empezar los trámites, ya que lo que pone en la página de Extranjería no coincide con lo del Consulado. Me acerqué a la mesa de la entrada y le pregunté amablemente si esa fila era solo para tramitación. El señor, digno de la profesión de guardia, me dijo que no, que la fila era para todos la misma, que si quería info que me pusiera a la cola. Cola que daba la vuelta a la cuadra de al lado.

Ante mi cara de sorpresa/horror/terror y mis claros síntomas de infarto, el señor tuvo un momento de caridad y me dijo que alrededor hay una serie de oficinas donde se provee “asesoramiento gratuito” además de hacer fotos de carnet, fotocopias y vender jugos.

Así que fui a la primera que encontré sin saber que me estaba metiendo en un sitio peligroso y terrible.

Sitio demasiado lindo en comparación de la oficina donde fui.

Al entrar en el local blanco nuclear creoquemeestoyquedandociegacontantaluz me costó con un minuto distinguir entre los diferentes servicios que la oficina ofrecía. El que vendía jugos también hacia copias y el que hacía las fotos casi que hacia también masaje tailandés. Pero el lugar más colapsado era el de la asesoría legar. Había dos atendiendo:

A) Una chiquilla super amorosa, tierna, con una voz suave que ayudaba a todos y lo explicaba todo muy bien.

B) Un señor al que le faltaba escupir a los clientes, les dejaba como tontos y maltrataba. Con complejo de Ally McBeal, hablaba solo con terminología legal que ni él mismo comprendía.

Adivina adivinanza, ¿quién me atendió a mi?

¡¡Correcto!! La versión peruana y desagradable de la querida Ally.

Comenzó con retarme por no traer la documentación… “Si no sé qué documentación traer, ¿cómo quiere que la traiga?” y luego por no saber qué tipo de visado quería… “¡¡Pero me lo tendrá que decir usted según mi perfil!!”. Nada, no llegamos a ningún entendimiento.

Finalmente me dijo que volviera con algunos documentos pero creo que voy a pasar de este señor y levantarme a las 4 a.m. para ir a las reales oficinas de extranjería.

Espacio donde esperaré a mi turno en mi siguiente visita.

En el próximo capítulo…

¿Conseguiré entrar a la oficina? ¿Me atenderá un chileno? ¿Alguien se apiadará de mi cara de pollo? Y lo más importante…¿conseguiré mi visado?

Todo esto y mucho más en la siguiente entrega de “El Misterio del Visado”.

El primer debate presidencial

Ayer se celebró el primer debate presidencial, el cual vimos con mi pololo comentándolo y emocionándonos como si no hubiera un mañana. Como son gajes del oficio, toca escribir un poco sobre el debate. Evidentemente cada uno puede pensar lo que quiera, por lo que invito a quien esté desconforme con mi opinión a que rompa una lanza a favor de su candidato.

Lo primero es resaltar el hecho de que SE HAGA el debate con 8 candidatos. Resulta notable que reúnan a (casi) todos para debatir. El formato del debate no fue tan agresivo, sino una oportunidad para los participantes de hablar de su programa. Me gustó el hecho de que medios regionales eligieran las preguntas, pero creo que le faltaron un poco de tono polémico en las mismas. La pregunta con la que todos nos emocionamos fue con la de “¿Qué candidato cree que se equivoca el que más?” pero las respuestas fueron bastante políticamente correctas.

Mis ojos ante las respuestas tan poco divertidas de los candidatos.

Ahora vamos a analizarlos uno a uno y ver si coincidimos en las sensaciones que nos despertaron. Lo que más analizaré será la forma, no el fondo.

Franco Parisi: Un crack. A pesar de que ideológicamente no estar de acuerdo con él creo que supo salir del paso de muchas de las preguntas que se le plantearon. Nadie se debería de creer las respuestas de Parisi pero hay que reconocer su convicción hace difícil cuestionarlo. Como comentario negativo, he de decir que la camisa no le favorecía con el no-cuello que tiene.

La imagen que me vino a la cabeza al ver a Parisi.

Marcel Claude: Qué puedo decir, una decepción. Otras veces que le había oído hablar, tanto en entrevistas como en debates, me pareció un hombre muy capaz, inteligente y directo. Y ayer no vi a ese Claude. Vi a un hombre apoquinado, quejándose de lo que no debía y respondiendo lo que no le habían preguntado.

Ricardo Israel: Elegante y discreto. Quizá no demostró ser el candidato con más iniciativa o carácter, pero sí el más moderado. Fue correcto y conciso, respondió a lo que le preguntaron y habló de sus propuestas.

Marco Enríquez-Ominami: Otra sorpresa positiva. Educado hacia los medios y los miembros del debate, cosa que no todos pueden decir lo mismo, y muy bueno vendiendo su programa. No sé por qué me recuerda a algún cantante de boleros, juzguen ustedes mismos.

Zezy.

Roxana Miranda: Otra decepción. Una cosa es ser revolucionaria y querer cambiar el mundo y otra es ser maleducada. Pudo haber sido incluso más hiriente con sus comentarios hacia Mattei pero sus exposiciones fueron tan flojas que fue muy difícil tomárselos enserio. Además, un mínimo de protocolo, a un debate ir con un polo del partido que te apoya no me parece (comentario de señora mayor).

Para que vean que yo no miento.

Evelyn Matthei: La más atacada y la que peor se supo defender. No me gustó la actitud de “me da pereza responderte” ante las críticas del gobierno del que ella ha formado parte. Solo le respondió a MEO porque “Había sido muy educado”…. mientras que los demás se quedaron sin respuesta. Por otra parte, hablaba de medidas que ella proponía fáciles de cuestionar ya que durante su participación en el gobierno Piñera ni siquiera las apoyó ( Y AHORA ES TARDE, SEÑORAAAAA)

Alfredo Sfeir: Por lo que he hablado hoy con la gente, el candidato que más ha sorprendido. Me da la impresión de que estaba infravalorado por sus outfits y por su condición religiosa pero ayer al exponer sus propuestas creo que demostró una lucidez digna de un político y no tan habitual en un…político.

Tomás Jocelyn-Holt: Otra de las sorpresas positivas. El ejemplo de ser directo y valiente. Fue el único que se lanzó a responder bien la pregunta de “el candidato erróneo”. Me gustó que no tuviera censura y que sus propuestas estaban bien argumentadas.

Bonus Track- Michelle Bachelet: Lo siento, Michelle, pero aquí has cavado tu propia tumba. Nadie, por muy ex presidenta chilena y ex presidenta de ONU Mujeres que se sea, puede postergar el primer debate presidencial de las elecciones. Si es un acto de campaña se modifica, como han hecho el resto. No asistir ha supuesto una demostración de falta de interés insultante al electorado chileno. Por lo tanto, esa señora no se merece volver a ser presidenta del país.

Conclusión: Le falto power al debate, con preguntas más polémicas y más vidilla para los candidatos. La importancia de los debates está infravalorada, no deja de ser una herramienta para conocer más al candidato y decidir si creerle o no. La ciudadanía ha de estar preparada para que participe en política, por lo que informarse a través de los debates es vita.

¿Por qué, H&M Chile?¿Por qué?

Yo soy fan número 1 de H&M. Si pudiera, me habría casado con H&M y habría tenido hijitos con él. Desde tiempos inmemoriales H&M ha sido mi salvación, mi luz en momentos oscuros, mi espacio donde hacer tiempo en largas esperas, mi ayuda ante acontecimientos que marcan la vida de una…en fin, donde he comprado el 80% de mi ropa (hasta que conocí Primark, pero esa es otra historia. 

Nuestra relación siempre fue muy linda y nunca conocí fronteras: País que visitaba, H&M que necesitaba probar. Y ninguno me decepcionó. París, Londres, Lisboa, Madrid, Nueva York…Por eso, al saber que se abriría un H&M en Santiago mi alma se lleno de jubilo. “No solo encontraré ropa de mi talla sino que también de mi gusto” pensé con lágrimas en los ojos. 

Reacción natural ante la apertura del H&M en Santiago. Aunque en lo que celebraciones se refiere, yo soy más de bar.

Ayer me vi en la necesidad imperiosa de comprarme un cinturón, excusa más que razonable para correr al H&M de Costanera Center. Entré emocionada y ¿qué me encontré?

El caos.

“El orden lleva al caos” ha sido para mi una filosofía de vida, pero el nivel de caos de este caso en concreto no era ni medio sano. Para empezar la ropa amontonada, como si aquello fuera una feria. La decoración era bonita pero eclipsada por ropa encima de otra ropa, sin respetar tallas, estilos ni nada. 

Esta soy yo intentando pasar entre la ropa, buscando un cinturón.

En la zona de los accesorios se situaban las cosas rebajadas. Había muy poco, una caja con algún bolsito, un gorrito (que me llevé) y 4 chorraditas. En la ropa rebajada solo había abrigos y pantalones de pana. Vi cosas bonitas pero por ninguna me volvía loca. 

Otro punto malo es la cantidad de gente que hay. Algo me había advertido pero no pensé que en este caso la exageración del chileno no aplicaba. Eran dos pisos de gente desordenando ropa. Tampoco es que los que trabajan allí se matan por reorganizar.

Cuando decidí el cinturón que quería y piqué con el previamente comentado gorrito y un clutch decidí que era el momento de pagar. Y ahí si que es cosa del H&M: filas eternas porque en las cajas, que hay para que trabajen 5, solo hay 2. Además parece que ayer era “El Día del Becario” porque solo uno sabía manejar las cajas y su compleja tecnología.

Caja registradora del H&M según sus trabajadoras. 

Algunas tímidas empleadas empiezan a aparecer pero, para sorpresa de todos, las filas no van más rápido. Después de una fila de 15 minutos me toca a mi. Le entrego las cosas que me quiero llevar, las pasa por el detector, inserta mil claves y me pregunta por mi modo de pago. “Con tarjeta”. Pasa mi tarjeta por la ranura dos veces, y se da cuenta que mi tarjeta es especial y que tiene que pasarla por otra ranura. Lo hace y PUFF se le apaga la maquina. 

-Mejor vaya a donde mi compañera para que le cobre. 

Cerraron esa caja, haciendo que el resto se juntara en la otra. Su compañera me cobra y PUUUUUUF se le apaga la maquina.

-Claramente la tarjeta de esta chiquilla está mala.

Entonces sentí la ira de 20 personas porque según la cajera del H&M me había cargado dos maquinitas…¡MENTIRA!¿Cómo iba a ser la tarjeta?Pero claro, era más fácil culparme a mi, un pollo. A medio escondidas me hicieron el cobro y funcionó. Huí lo más rápido posible del lugar.

¿Volveré?Obvio, qué remedio. Pero ojalá mejore, sino mi vida no volverá a ser como antes.

Análisis de las fondas

He tardado en postear debido a lo intenso de las fiestas patrias, pero ya hemos vuelto.

Para celebrar la independencia del país de manos de esos…españoles, los chilenos montan una serie de carpas de plástico donde se vende comida y bebida sin descanso. Estas carpas se llaman fondas. Los vascos tenemos algo similar, las txosnas. La gran diferencia que yo vi con las txosnas de mi tierra es que sencillamente en éstas no se paga la entrada…

“Escándalo” que diría el más grande.

Las fondas se reúnen en espacios como plazas y parques. Es decir, cada zona tiene su parque con un conjunto de fondas. A este conjunto de fondas se le llama…fonda.

Depende de la localización de la fonda se pueden encontrar gente de un tipo u otro. Aquí entra en juego una parte de la idiosincrasia chilena: las clases sociales. La redacción de “Desde Santiago con amor” ha tenido oportunidad de visitar varios tipos de fondas para constatar este hecho. También para comer empanadas y beber terremotos hasta el infinito, pero eso es lo de menos.

Fonda del Parque O’Higgins: El año pasado me encantó descubrir el real Chile que te ofrece el Parque O’Higgins. Analizándolo, creo que me encantó como efecto secundario de los terremotos ingeridos. Este año, al no tener tantos terremotos en mi ser no pude percibir la sutileza y la elegancia que envuelve la fonda. Para entrar en las fondas de la fonda (¿se va entendiendo?) hay que pagar una media de 15.000 pesos chilenos la entrada, lo que al cambio son 22,04 euros. Hay que añadirle a esa entrada el gasto que se genere dentro (¿Alguien dijo entrada CON algo incluido?). Que las fondas tengan este precio hace que los puestos de alrededor de las fondas (que no son fondas) inflen sus precios, pagando 2300 pesos por una empanada que la semana siguiente cuesta 800.

¿Por qué la gente paga esos precios para entrar a las fondas?¿Por los espectáculos?¿Por la comida?No. Es por seguridad. En los alrededores de las fondas podemos encontrar señores que llevan desde la apertura del parque bebiendo terremotos, chica, cerveza, loquesurja… ya las 19,00 luchan con las barras de los anticuchos. Sin olvidar los carteristas que aprovechan la gran aglomeración que se genera para levantarte la cartera, el móvil, las llaves, la abuela, etc.

Apertura de la Yein Fonda, la fonda oficial, la cual estuvo a punto de no formar parte de la fiesta por carencias en higiene.

Fonda Zapateando con Chico en el Chimkowe: Todas mis expectativas puestas en esta fonda…y todas se cumplieron. El año pasado también estuve, pero una chica que me tomé previamente en Estadio Nacional hizo que disfrutara más en el baño que en la pista de baile. Esta fonda la dirige el grupo Chico Trujillo, del que soy fan desde que los vi en Berlin en el 2008. Junto a ellos, la noche que fuimos tocó Banda Conmoción, un grupo peruano cuyo nombre no me acuerdo y un grupo de cueca. No nos podemos olvidar de la estelar actuación de Katiuska Molotov, que robó a todo el público el corazón… y las ganas de comer en una semana.

No era el vestido que llevaba pero sirve como referencia.

En cuanto a los precios…la entrada ya era más cara que el año pasado (de 6000 a 9000 pesos). Pero los precios de las bebidas y de la comida no eran abusivos. Pero nada regalado, claro.

Fonda del parque Inés de Suárez: Breve mención porque la verdad es que…no entramos. La entrada al recinto de las fondas era de 2700 pesos, precio que puede merecer la pena para pasar una tarde pero no para buscar un anticucho o una empanada para comer, que era nuestro caso. La fila para entrar a la fonda era…grosera (quizá nos perdimos la fonda de nuestra vida). Frente a la zona de pago, había un apartado con puestitos, todos ellos de artesanía. Es decir, si hubiéramos comido algo de ahí tendría que haber sido miel y vino. Eso o un poncho de lana de llama.

Echa de menos a su primo al que le han esquilado para hacer un gorrito y venderlo en Inés de Suárez.

-Fonda de Talagante y la fonda de Buín: De este 18, sin ninguna duda mis favoritas. La de Talagante tiene precios populares y para toda la familia. Nosotros fuimos el propio 18, después del desfile de todas las asociaciones, equipos, corales, moteros y huasos del pueblo. Era lo suficientemente grande para que no se dieran grandes aglomeraciones (teniendo en cuenta también la población de Talagante) y lo suficientemente recogida para que no dieras mil vueltas para encontrar un choripan. La fonda de Buín, sin embargo, iba más allá. Los nombres de las fondas eran fruto de un trabajo de marketing del más alto nivel con ejemplos como “El señor de los terremotos”, “Tení la care de cueca”, “La taberna de Moe”, “Lost Chica”… es decir, una elegante fusión entre lo moderno y lo tradicional. Reggeaton solapando cueca y carreras chilenas, que descubrí que no dejaban de ser carreras de caballos. El presentador era un pasional, un impulsivo, hasta el punto en el que anunciaba un tipo de prueba que no correspondía.

Propietario de la fonda más popular de Buín, la Fonda Pablo Es Tomar. Él es Don Pablo. Cualquier parecido a Torrente es pura coincidencia. 

Creo que sobra decir que en estas fondas se come excelente y se beben los mejores terremotos.

Conclusión: El 18 es una fiesta del pueblo para el pueblo, así que la mejor forma de disfrutarla es en los pueblos, donde todos van a las mismas fondas, sin importar la clase social, el apellido o la formación académica. El resto son tonterías.

CHI CHI CHI LE LE LE VIVA CHILE!